San Juan María Vianney – Santo Cura de Ars.

Al nacer fue consagrado a la Virgen María y, “cuando apenas sabia balbucear alguna palabra, al sonar el Ángelus, instintivamente, sin que nadie me lo dijese, juntaba las manos y recitaba el Ave María

En épocas de persecución y siendo aun pequeño, se transformó en Apóstol de María, a quien amó antes de conocerla, disfrutando al hablar de Ella y rezando cuanto quisiera.

Esta devoción a la Santísima Virgen, así como su piedad y la oración contante; especialmente el Santo Rosario, lo hicieron sacerdote.

Que su modelo de piedad y su amor a la Santísima Madre guíen los pasos de los sacerdotes que acompañan a diario a toda la comunidad del Instituto superior santa Catalina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *